Estuve el domingo en el Vicente Calderón desesperándome con la imagen de mi equipo. Ni siquiera los compañeros de grada lanzaban comentarios para provocarme, tan vergonzosa fue la actuación del Valencia.

Foto: I. HERNÁNDEZ (Superdeporte)

Hay que asumirlo: los jugadores y Voro seleccionan sus batallas. Con el objetivo de la permanencia casi atado, la plantilla parece que solo dará la cara en los compromisos en Mestalla. La indolencia era desesperante: Cancelo no dio un pase bien, Munir acobardado, Orellana desaparecido (¿de verdad saltó al terreno de juego?), Parejo en su habitual modo tengo-horchata-en-las-venas-en-lugar-de-sangre… Tan solo un jugador honró el escudo: Simone Zaza.

El futbolista italiano sudó la camiseta: presionó a la defensa atlética, se las tuvo tiesas con Lucas y Savic e incluso bajaba hasta más allá del centro del campo para echar una mano a sus compañeros. Todo un derroche que, como sabemos, no tuvo recompensa.

Zaza no va a ser nunca Pichichi de la Liga, probablemente le costará alcanzar los 20 goles por temporada, pero de lo que no se puede dudar es de su entrega y compromiso. No es un delantero por el que yo pagaría 16 millones de euros -como tenemos que hacer a final de temporada- pero conviene recordar que se desembolsaron 30 ‘kilos’ tanto por Rodrigo como por Negredo, que en todo este tiempo más que empapar la elástica blanquinegra la han arrastrado por los campos de Primera.

El ex de Juventus y West Ham reconoció en una entrevista en El País que se siente cómodo en la ciudad del Turia por “el sol, el clima, el mar, la comida, la gente que es parecida a la del Sur de Italia. Aquí es más como en mi casa y me es fácil relacionarme con la gente.” La adaptación es fundamental y el hecho de encontrarse como en su tierra le hará marcar más goles.

No estamos en 2000 ni en 2004. En aquellos años el italiano no habría tenido cabida en nuestro club. Pero hoy es 2017 y debemos ser realistas: no podemos fichar a los mejores jugadores del mundo, ni siquiera a la clase media-alta. A lo máximo que podemos optar hoy en día es a medianías. Pero si estas medianías se dejan todo por mi escudo tendrán mi apoyo y reconocimiento. Por eso, amigos, Zaza y diez más.

#exprimelavida

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí