Foto: Lázaro de la Peña

¿Se podría cuantificar el placer que reporta el pasar una tarde cálida en Sevilla y, además, regresar a Valencia con media clasificación a la Champions League 2018-2019 en el autocar? Recalcábamos en La Taronja Deportiva el lunes pasado la relevancia que adquirían los dos partidos frente a los dos máximos representantes sevillanos de La Liga y lo importante que sería salir del ´tourmalet sevillano´ con el mayor botín posible. Parece que en las interioridades del vestuario nos oyeron, porque el Valencia CF cantó el ´bingo´ y sumo 6 de 6 para distanciarse, a falta de lo que haga el Villarreal en Gran Canaria, a 11 puntos de la 5ª plaza.

El partido no fue, para nada, un paseo matutino como aquel que contempla la maestría arquitectónica de la Giralda y la Torre del Oro, pero tampoco nadie esperaba algo parecido enfrentándose a un rival de la entidad del Sevilla FC, a pesar de no desplegar actualmente el súmmum de su fútbol, ese que les había acompañado durante los últimos años. Pero el Valencia CF no se dejó amedrentar por las 40.000 gargantas que entonaban el himno en el Ramón Sánchez-Pizjuán y ofreció una muestra de equipo sólido, compacto y solidario, de esos que nadie esperaría que se construyesen en 6 meses. Por segundo partido consecutivo los pupilos de Marcelino García Toral no encajaron goles, con un Neto que fue la representación gráfica de lo que suelen llamar “porteros que dan puntos” y una defensa innovadora, con Gabriel Paulista actuando como lateral derecho y aprobando ante la atenta mirada de Marcelino, un Gayà que en los últimos partidos está recordando a aquel que maravilló a Mestalla en la temporada 14-15, un Murillo que cada encuentro deja muestras de su contundencia y seguridad y, por último, un Garay que parecía no volver de lesión.

En la media cancha tanto Parejo como Coquelin hicieron un ejercicio futbolístico notable, siguiendo la tónica de generosidad en los esfuerzos y transiciones rápidas en cada robo de balón, pero su labor fue eclipsada por la enésima ´tremendérrima´ actuación de Geoffrey Kondogbia. El francés, que esta misma semana fue preseleccionado con Francia para acudir al Mundial de Rusia, demostró sus credenciales con una clase de fortaleza, eficacia en el desplazamiento de balón, elegancia en los movimientos y no poca calidad técnica hasta que su físico se lo permitió. Además, en la punta de lanza de la escuadra se encontró con otro aliado que también había comprado ´champagne´ para empezar a celebrar su preselección con España. Rodrigo Moreno, que ya anotó el pasado domingo frente al Real Betis, culminó su semana fantástica con dos goles frente al conjunto de Vincenzo Montella para llevarse los 3 puntos a Valencia y remarcar con rotulador permanente su nombre en la lista de Julen Lopetegui.

El próximo partido frente al Deportivo Alavés en Mestalla adquiere una magnitud extrema para marcharse al parón de selecciones con la ambición de que el himno de la Champions League suene un poco más fuerte a cada jornada que transcurre. Como decían Los del Río, “Valencia tiene un color especial, la Champions tiene un color blanquinegre…” ¿O no era así?.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí