Llegó el día. Hoy el Valencia CF se juega el pase a la final de la Copa del Rey. Después de diez años en los que el valencianismo no ha olido una final y, obviamente, un título, se abre la posibilidad de que el Valencia elimine al todopoderoso FC Barcelona y corrobore la magnífica temporada que está haciendo el equipo de Marcelino.

No será nada fácil. Cada vez es más obvio afirmar que jugar contra el equipo que tiene en sus filas al mejor jugador de todos los tiempos es sinónimo de derrota. Pero no por ello eso tiene que servir de excusa y de argumento para justificar una hipotética eliminación. El resultado de la ida pone las cosas cuesta arriba. Por ello, el principal argumento para entender que sí es posible pasar a la final es Mestalla, el ambiente que se va a generar horas antes al encuentro y, en definitiva, la afición.

Por eso pido que tú, que estás dedicando unos minutos de tu valioso tiempo a leer estas líneas, cojas tu bufanda del Valencia, la bandera de la Senyera o la de España y vayas dos horas antes al estadio a recibir al equipo. El partido dará comienzo a las 21:30h. Bien, pues a las 19:45h Curva Nord ha convocado un recibimiento bajo el lema: “Repitamos el mayor recibimiento de la historia del VCF”. Va a ser espectacular. Estoy seguro. La afición va a volver a meter el primer gol, a elaborar la primera jugada de peligro y el Valencia esta noche va a disputar el partido con un jugador más. Pero eso solo es posible contigo, que te tienes que dejar la voz antes, durante y tras el partido en el caso de pasar a la final y celebrarlo en la Plaza de la Afición (esperemos) hasta las tantas de la madrugada.

No queda tan lejos ese recibimiento contra el Basilea o el Sevilla en Europa League, o ante el Atlético de Madrid en liga en el que al Valencia le bastaron trece minutos de partido para marcar 3 goles al conjunto de Simeone. O, recientemente, ese recibimiento sin perímetro de seguridad en el partido contra el FC Barcelona. El más espectacular en estos últimos años. En todos estos choques la afición llevó en volandas al equipo.

Hace cuatro años era difícil pensar que el Valencia pasaría a semifinales de Europa League después de encajar un 3-0 en casa del Basilea. Pero el Valencia lo hizo. La afición lo hizo. Mestalla vivió una noche mágica remontando al Basilea y endosándole una manita con hat-trick de Alcácer. Mismo ambiente se generó en semifinales contra el Sevilla, pero no pudo ser. Eso sí, pido por favor que hoy en ningún momento del partido se empiece a cantar eso de: “sí, sí, sí, nos vamos a Madrid”. Se cantó contra el Sevilla el “sí, sí, sí, nos vamos a Turín” y pasó lo que pasó. Cabeza por favor.

Hoy va a ser una de esas noches en Mestalla. Una noche mágica en la que el valencianismo se conjurará para derrotar al Barça y clasificarse, después de una década después, para una final. Ya toca. Mestalla, es tu turno, calienta que sales.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí