Llegaba el Valencia Mestalla al partido ante el Barça B con ganas de sumar tres puntos que le permitiesen recortar puntos a la cabeza y pelear por el primer puesto de la categoría. El Antonio Puchades estaba lleno para la ocasión, incluso mucha gente se había quedado fuera sin poder presenciar el partido.

El encuentro empezaba con dos equipos que se respetaban mutuamente, sin cometer excesivos riesgos, y a modo de tanteo estuvieron la primera fase del encuentro, llegando a la media hora se pudieron observar los primeros y tímidos acercamientos de ambos equipos. En el minuto 35 de partido una jugada personal de Perea acabaría en el primer tanto del encuentro. La mala fortuna y el árbitro del partido se cebarían con un filial al que dos minutos más tarde les señalarían un más que dudoso penalti en contra cometido por Grego que Gumbau transformaría en gol. Tras los goles el Mestalla trató de rehacerse pero no tuvo suerte de 3/4 de campo en adelante y se llegaría al descanso con ventaja de dos goles para los catalanes.

No podía empezar peor la segunda parte, otra vez el Barça anotaría dos tantos en dos minutos, el primero, un gol fantasma de Cardona y el segundo, Martínez cabecearía un córner al fondo de la red. El Mestalla estaba acusando y mucho, las bajas de Zotko y Sivera. El equipo de Curro Torres pese a sabe que el partido no tenía remedio no dejaría de pelear el encuentro. En el ecuador de la segunda mitad, el partido nos dejaría la deleznable anécdota de Fali encarándose con la grada mandando a callar a la grada. Con el querer y no poder de un Mestalla que lo intentó, por la simple motivación de agradecer la asistencia, el partido llehgaría a su fin.

Este contundente resultado pondría fin a las ilusiones de la lucha por el título pero que sirve de toque de atención para afrontar los partidos que restan con la máxima tensión para lograr el objetivo de la lucha por la promoción de ascenso.

FOTO: mundo deportivo

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí