Dicen que quien la sigue la consigue y que con trabajo todo llega. El Valencia es un equipo de altibajos esta temporada –más bajos que altos- donde únicamente vemos algo de brillo en la Copa del Rey donde ha alcanzado las semifinales de la competición teniendo al “todocampeón” como rival, el FC Barcelona. Pero aparquemos la Copa durante unas líneas.

Centrándonos en la Liga, la competición de mayor importancia para conseguir los objetivos a final de año está siendo un viacrucis para el Valencia, un proyecto de Champions que se ha disuelto como un azucarillo en el café en tan solo cuatro meses de liga, teniendo la competición domestica prácticamente perdida en enero, tanto es así que ahora mismo el equipo del Turia está más cerca del descenso –a 5 puntos- que de los puestos Champions – a 9 puntos de Europa League y a 19 de Champions-.

Nuno dejó el Valencia a inicios del mes de diciembre estando en posición, su fracaso se achacó a la preparación física donde el portugués primó tanto la previa de Champions ante el Mónaco que después de eso el Valencia solo es capaz de aguantar al 100% en un terreno de juego los veinte primeros minutos de un partido, a partir de ahí, va decayendo poco a poco hasta ser dominado casi por completo por rivales de la zona media-baja de la tabla. ¿No sabía Nuno que la temporada dura 9 meses e iba a estar inmerso en tres competiciones durísima física y deportivamente? Tengo mis dudas.

Llegó Neville, un técnico que no tenía experiencia en un banquillo profesional pero que desató de nuevo la ilusión en una ciudad y un equipo que estaban rotos. Lo cierto es que no ha conseguido la reacción que se esperaba. El Valencia ha encadenado con el inglés 5 empates, 3 derrotas y ninguna victoria en Liga, que sumados a lo que dejó el anterior míster hacen un total de 11 encuentros sin sumar los tres puntos, la última victoria fue en  noviembre cuando le endosó un 1-5 al Celta de Vigo en Balaidos. A favor de Gary hay que decir que desde que llegó todavía no ha podido contar con la totalidad de la plantilla debido a que tras cada partido se le caen uno o dos partidos por lesión pero ¿Por qué se confía en un entrenador sin experiencia si el anterior experimento que si tenía algo de recorrido ha fracasado? ¿Por qué no se trajo a alguien, al menos, con un mínimo de años en un banquillo de primera división? Tengo mis dudas.

No hace muchas semanas aterrizó en el Valencia el director deportivo Suso Garcia Pitarch, que ya estuvo en el club en la época de 2002 y 2004 y tras intentar formar una secretaria técnica –porque si, en el Valencia por fin se han dado cuenta que sin una secretaria técnica no se puede gestionar un área deportiva- se ha puesto a trabajar consiguiendo para el lateral izquierdo a coste cero a Siqueira que era suplente en el Atlético de Madrid.  ¿Por qué no se ficha un central visto como está este año la defensa del Valencia? ¿Y un mediapunta puro vista la falta de distribución que hay cuando no está André? Tengo mis dudas.

Las bazas del Valencia están en la Copa del Rey donde pese a lo visto estos meses, la gente tiene esa ilusión de las grandes gestas vistos los paralelismos de esta Copa y esta temporada con la de 2008 cuando al Valencia lo entrenaba Ronald Koeman, ya saben cómo acabó esa Copa… y esa Liga.

Y en pocos días llegan las eliminatorias de Europa League, esperemos que esa, sea otra historia.

Compartir
Artículo anteriorEl Infantil B VCF vence 8-0 al Tavernes
Artículo siguienteEl Infantil FVCF saca un punto ante el Alboraya (2-2) 
Estudio Periodismo en UCH-CEU. Colaboro en distintos medios como VAVEL.com y el blog @GranMurcielago (www.murcielagofutbolero.blogspot.com). Me apasiona la radio, dirijo el programa Punto de penalti los martes de 13:00H a 13:30H en RadioCEU.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí