Las semanas de parón en el campeonato nacional de Liga en Primera División suelen hacer mella en los clubes y en los medios que nos dedicamos a cubrir la información de los equipos. Los programas continúan y la necesidad de sacar temas de debate que llenen el guion de cada uno de estos es evidente. No obstante, esta semana ha sido el propio club, el Valencia Club de Fútbol, el que a través de varios comunicados ha dinamitado la discusión y los debates.

La semana comenzaba con una nota de prensa que pasaba el departamento de comunicación a los medios para informar de que no iba a ser posible tomar ninguna instantánea ni retransmitir la Junta de Accionistas del próximo 20 de noviembre. No obstante, no es la privación del derecho a la información lo que más critico de esta acción. Lo que me parece más desafortunado son las formas con la que se presentan las represalias que se podían leer en dicho comunicado hacia aquellos periodistas que se salten  las normas y cuenten en directo o graben aquello que acontezca en la Junta. A estos, según el escrito, se les vetará la acreditación a cualquier evento organizado por el Valencia CF, incluidos los partidos que se celebren en el feudo che.

Todo eso por no mostrar a la afición valencianista aquello que pase dentro de la Junta. Hace unos meses, el presidente Amadeo Salvo, manifestaba en la Asamblea convocada en Mestalla que el Valencia era de todos, incluso de aquellos que no tenían dinero para comprarse unas acciones o hacerse con el abono de temporada. En un alarde de demagogia, el Consejo de Administración del club ha tomado la decisión de ejecutar el legítimo derecho de hacer privada la Junta -como Sociedad Anónima que es-, solo para aquellos que posean una cantidad mínima de 11 acciones. Sin embargo, lo que no se dice es que el máximo accionista de esa esa Sociedad Anónima DEPORTIVA (la Fundación) fue salvada por todos los valencianos pagando los intereses del préstamo de 90 millones de euros, lo cual evitaba que Bankia ejecutase las garantías y se hiciese dueña de las acciones. Aunque no es necesario volver al dichoso proceso de venta. Solo hay que fijarse en los intereses personales de cada uno. En la Asamblea convocada en Mestalla se dio vía libre a los abonados para que accediesen y pudiesen ver cómo el presidente trataba de presionar a Bankia. En ese momento convenía que la expansión fuera máxima, y así fue. Ahora que no es necesario airear nada a los cuatros vientos ni unir a toda afición con el afán de decantar el proceso hacia una parte implicada. Lo que está claro es que, a partir de ahora, Meriton Holdings podrá hacer lo que le venga en gana con el club.Para eso es el dueño. Pero se dice. No es necesario  venderlo como transparente cuando no lo es.

Por otro lado, las entradas de la grada visitante del Estadio Ciutat de Valencia para el derbi. Quedan todavía 10 días y el ambiente que se respira entorno al encuentro puede llegar a ser irrespirable si se traspasa la línea de la racionalidad. Me parece totalmente legítima la postura del Levante UD de poner el precio de las entradas según crean conveniente. Al fin y al cabo, es en este tipo de partidos en los que el club hace caja, contra equipos grandes. No obstante, considero digna de halago la medida del Valencia CF de pagar la mitad de la entrada a las 1050 personas que han podido hacerse con ellas antes de que se agotasen en apenas hora y media. En este comunicado, el club, también evidenciaba la ruptura con el club granota, ya que ni el presidente, Amadeo Salvo, ni el resto del Consejo acudirán al palco de Orriols.

Visto lo visto, es evidente que las semanas sin partidos de Primera se hacen muy pesadas. Hay hambre de fútbol -haciendo alusión al titular de este artículo-. Más aún si te encuentras tercero en la tabla a 3 puntos del líder y con el Barça a 2 jornadas vista. Por tanto, solo queda esperar a que pasen los días, a que el ambiente se enfríe, y que vivamos una tranquila Junta de Accionistas, así como un encuentro acorde a lo que es: el DERBI DE LA COMUNITAT VALENCIANA. Lo que no queremos es que haya … otra semana bananera.

 

 

Fotografía: Levante EMV

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí