Estamos aún a lunes y ya parece que queden unas horas para el derbi. Esto se sigue calentando y calentando sin necesidad y la gente empieza a olvidar que es un partido de fútbol. Me gustaría que el domingo pudiésemos disfrutar de un espectáculo digno y que mi artículo del próximo lunes trate solamente de asuntos deportivos.

Todo empezó con las entradas. El Consejo de Administración del Levante se reunió y decidió establecer a 30€ el precio de las localidades visitantes. Hasta ahí todo normal. Pidió el Valencia una rebaja para pactar un precio unificado, pero los precios ya estaban fijados y Quico Catalán, en su pleno derecho, rechazó la oferta, cosa que no sentó bien en la afición valencianista.

Por el simple hecho de tener que pagar 15€ más que en el Madrigal, dicho sea también que sin ninguna jaula que dificulte la visión del partido, alguien se quejaría de los “sapos”, que tratándose de quien se trata es muy fácil, pero tampoco me voy a meter mucho en ese asunto que es lo de menos. Sí se metió el Valencia con su comunicado oficial que, aunque siendo poco elegante, en tres párrafos logró quedar bien con la afición y disfrazar al Levante como el malo de esta historia hablando de un pacto inexistente.

Con la mitad de la entrada pagada por el club ya no tuvieron problema los aficionados que estarán en el Ciutat para agotar las localidades en hora y media. Buen gesto de un Valencia que no quiere ver a sus aficionados metidos en líos a las afueras del estadio, pero que no se han olvidado de volver a dejar huella en la “charca”. Ayer el estadio levantinista amaneció con el lema “putos sapos” pintado en sus paredes.

¿De verdad es necesario calentar así el derbi? Vale que algunos medios de comunicación valencianos y valencianistas no tengan nada mejor de lo que hablar y que esto no sea nada nuevo, pero estoy convencido de que los aficionados que dejan pintadas y se dedican a marear tienen mejores cosas que hacer para que su equipo gane que dar un mal ejemplo de valencianismo en la casa del vecino. Limitémonos a disfrutar del mejor Levante de la historia y de un Valencia más que ilusionante, anda.

Foto: Eurosport

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí