El Real Madrid ganó, terminó imbatido y convenció ante el Levante a sólo una semana del Clásico. Brillante fue la primera mitad de los blancos, que marcaron dos goles y estrellaron un balón al palo y otro al larguero. El tanto llego en el 18’, aunque pudo hacerlo mucho antes en una jugada personal de Bale, que amortiguó con el pecho un centro de Marcelo, se orientó el balón con la izquierda en el 2’ y, a la media vuelta, realizó un centro-chut con la derecha que estuvo cerca de sorprender a Mariño.

Más clara fue la oportunidad que llegaría tres minutos más tarde. Modric combinó con Bale, que elevó el esférico con la izquierda y, de espalda, se lo entregó a Benzema con la derecha. El francés, a bote pronto, asistió a continuación a Cristiano Ronaldo, que controló y remató al palo. Mereció mejor final.

Imagen: Real Madrid

Satellite

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí