Antes de entrar de lleno en el tema de este artículo, querría matizar algo. Considero a Nuno un grandísimo entrenador, y probablemente el mejor que hemos tenido en años. Valoro mucho su trabajo, pero cuando uno se equivoca… se equivoca, y no por ser bueno hay que callárselo.

No hace falta ser un experto para afirmar que el esquema con el que salió el Valencia ante el Athletic no fue acertado, y que por lo tanto no funcionó. Ni tampoco en el Madrigal, pues pese a la victoria, los valencianistas no ofrecieron un juego muy convincente. ¿Por qué repite?

El problema del esquema que ha planteado Nuno en los últimos partidos, es la falta de un centrocampista. Se nota, y mucho, la ausencia de Dani Parejo. Ambos partidos nos demostraron que Javi Fuego y Andre Gomes no pueden llevar solos al equipo. Y en el banquillo hay un hombre que ha demostrado cada vez que ha salido al campo ser el idóneo para esta situación. Evidentemente hablo de Carles Gil. 

Si me pusiera a ensalzar las cualidades del joven valenciano, me tiraría la vida entera. Además, ya me dedico a ello todas las semanas en Twitter, y no es cuestión de seguir dando el peñazo. Lo que está claro es que el partido pedía a gritos la presencia de un enganche con cualidades de medio centro. Un tío competente que ayudara a Andre, lo liberara y permitiera que Fuego estuviera en su sitio con total tranquilidad. Por motivos que no entiendo, Nuno decidió sacar antes a Negredo y a Carles en los últimos minutos. ¿Por qué se saca a un delantero si el problema es que no llegan balones arriba? 

Tres errores que te hacen perder una victoria. Espero profundamente que no vuelva a ocurrir, y que en el Ciutat veamos de nuevo un 4-3-3, y con Carles de titular.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí