Soler, en la disputa de un balón con Filipe Luís. Foto: VCF
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar

Había ganas de que el Valencia volviera a ser el Valencia y de que Mestalla volviera a ser Mestalla. Más bien, de que la afición de Mestalla volviera a ver a su Valencia. El sábado, pese al empate, los aficionados salieron del estadio contentos del trabajo realizado por Marcelino y sus jugadores.

Se preveía un partido grande en el coliseo valencianista. En la tercera jornada de liga visitaba Mestalla uno de los grandes de la liga, el Atlético de Madrid. Además, el empate cosechado en el Bernabéu la pasada jornada acrecentaba más aún el interés del encuentro. Y así fue. Como se lleva haciendo en los últimos años cuando el Valencia disputa un partido importante, miles de aficionados se congregaron en la Avenida de Suecia para recibir al equipo y mostrar a las nuevas incorporaciones la grandeza de la afición del Valencia.

Y como titulo, Mestalla vuelve a sonreír. Sí, ya era hora. Desde que el club está en manos de Lim cada temporada ha ido a peor. Esta, en cambio, parece todo lo contrario. El Valencia ya tiene entrenador, eso es lo más importante. Marcelino, mediante su tan característico y metódico estilo de juego, ha devuelto el ADN al Valencia. Ese equipo bronco y copero que no da un balón por perdido, que lucha como nadie cada balón y guarda la meta como pocos. Ese es el Valencia de los títulos, de las noches mágicas en Mestalla y de las finales europeas. Contra el Atleti se vio a ese equipo.

El juego desarrollado en los tres partidos de liga (especialmente en los dos últimos) hace pensar que esta temporada no será como las anteriores. No se sufrirá tanto. Y creo que el equipo puede aspirar y tiene plantilla y entrenador como para competir por entrar en Europa. Yo firmo la sexta plaza, cada uno que haga sus cábalas.

 

Aimar se luce por encima de Lim

El sábado, precisamente, estaba en el palco de Mestalla uno de los jugadores que ha sentido el ADN valencianista: Don Pablo César Aimar. Mestalla, como en los viejos tiempos y añorando recuerdos del pasado, empezó a cantar eso de…: “Vamos Pablito Aimar, que las glorias volverán, como Kempes y el ‘piojo’, otro pibe inmortal…”. Pelos de punta. Y eso que yo desgraciadamente no viví esa época dorada del Valencia.

Aimar saluda a la afición de Mestalla al ser ovacionado. Foto: VCF

Siempre es noticia que Lim venga a Mestalla a presenciar un partido de su equipo. Bien, pues Aimar el sábado se lució por encima del mandatario. De hecho, estoy convencido de que ni la mitad de los 48.859 aficionados que acudieron al estadio sabían que Lim estaba en su palco privado. No debería ser noticia que el propietario de un club presencie un partido en directo.

Pero con Peter sí que es porque la última vez que vino fue hace dos temporadas. Concretamente el 1 de mayo de 2016 cuando el Valencia perdió 0-2 contra el Villarreal. Desde entonces no se ha dejado ver hasta la primera jornada de liga contra Las Palmas. Además, también acudió al Bernabéu para presenciar el Real Madrid-Valencia. Parece ser que cuando las cosas van bien sí que se atreve a pisar el coliseo de la Avenida de Suecia. Otra cosa es cuando van mal.

Compartir
Artículo anteriorGALERÍA: Cadete A VCF 2-1 Torre Levante
Artículo siguientePor fin un Valencia fiable
Estudiante de periodismo en la Universitat Jaume I de Castelló. Escribo en La Taronja Deportiva y hablo sobre la cantera del Valencia CF en Destino Mestalla (91.4 FM)

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí