Pepe Gomis abonado histórico de la entidad alicantina lideraba la campaña de abonos del Hércules de Alicante con el lema “Yo no me bajo” quién nos baja es la pregunta. Tras consumarse el descenso a la segunda división B, todo el mundo pensaba en Alicante que la directiva del Hércules tendría un gesto con su afición y pondría unos precios asequibles para ver al equipo luchar por volver a la LFP. Pero ni mucho menos, esta directiva suma y sigue, tras  15 años de pésima gestión comandada por el empresario Enrique Ortiz Selfa que día tras día mancha la imagen del club con sus escándalos políticos a nivel nacional, no sólo no se marcha, sino que mete en el club a amigos e incluso familia. Parece irónico que una persona pague más por ver al Hércules en segunda división B que al eterno rival el Elche en primera división o el Levante. Un chaval de 20 años pagaría 159 euros por ver al Elche en preferente y uno que quiera ver al Hércules en el Rico Pérez en la misma grada 160 euros, tan sólo hay 1 euro de diferencia, pero unos ven fútbol de primera división y otros fútbol de 2B.

Ver al Hércules costará desde 75€ en la grada de animación precio más asequible ( sólo 300 sitios ) a 375€ en tribuna. El club alicantino que ha creado la grada de animación para que el sector más joven de la afición herculana se una y apoyo al club en estos difíciles momentos con un precio único de 75€. En caso de ascenso a segunda división la temporada que viene se congelarían los precios.

La afición está indignada, muchos de ellos no renovarán el carnet mientras sigan Ortiz y los suyos al frente del club, y no se conseguirán muchos abonos nuevos con esos precios. La afición herculana no se baja, la bajan porque lleva años siendo maltratada y ninguna afición se merece este trato.

El Hércules está a tiempo de recapacitar y dar marcha atrás, es mejor tener 6000 con precios baratos, que 1000 con precios altos. Rectificar es de sabios.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí