¿Cómo llamarían ustedes a un objetivo que pasa a ser otro superior porque las expectativas que había sobre el anterior se han cumplido antes de tiempo? Me explico, el objetivo a finales de agosto del Valencia Club de Fútbol Mestalla era uno, la permanencia tranquila en mitad de la tabla, y ahora a falta de disputar los 39 puntos de las 13 jornadas restantes ya han conseguido 45, y el objetivo es otro muy distinto.

 

Foto: Lázaro de la peña
Fuente: www.valenciacf.com/ Lázaro de la Peña.

 

Sin lugar a dudas, toca mirar hacia arriba, darse cuenta de que tienes al líder a 4 puntos y al segundo clasificado a 3. El equipo tiene la posibilidad de soñar con un ascenso y cada jornada se acerca más a este nuevo objetivo. Ya no sabría si llamarlo nuevo objetivo o reto colectivo de esta plantilla; es algo así como un “a ver hasta dónde podemos llegar“.

El equilibrio logrado con la plantilla es la clave de este Mestalla, un equipo que una vez lograda la permanencia matemática está rebajando la media de edad en cada partido y que sigue dando el mismo nivel, y es que, el último en subirse al barco ha sido el juvenil Marco Valero, un “todocampista” que tiene enamorado a Mista y que se está haciendo un hueco en el filial valencianista. No es el primero ni el último, ya que anteriormente jugadores como Fran Navarro, Gonzalo Villar o Ferran Torres ya habían probado el salto al VCF Mestalla y ninguno de ellos defraudó.

Además, ya son varios los jugadores que despuntando en el filial han “promocionado” al primer equipo, hablo de Toni Lato, Eugeni Valderrama, Andrés Pascual “Sito” y Carlos Soler que ya es jugador de la primera plantilla. Me gustaría aclarar que esto es mérito 100% de Curro Torres y todo su cuerpo técnico. Cuerpo técnico que merece mención en este artículo de opinión y que lo componen Jose Vicente Soto, David Rangel, José Pons, Toni Giner, Juan Carlos Suárez, José Fernández y Víctor Blasco. 

La sintonía entre cuerpo técnico y futbolistas y la buena dinámica que arrastran desde la jornada 1 nos ha llevado hasta aquí. El compromiso era mantener la categoría de bronce y ahora el reto es luchar por los play-off de ascenso. Toca pasar del objetivo inicial a la ilusión por seguir soñando cada jornada hasta el final. 

 

Foto: Paula Climent
Foto: Paula Climent (@paulaclim)

 

Estos días, tanto en redes sociales como en tertulias en radio, he dado mi opinión acerca de la planificación deportiva en manos de José Ramón Alesanco. Que en ningún momento dije que fuera mala o insuficiente, pero creo que no es justo que se le dé el mérito sin tener en cuenta a los verdaderos protagonistas que son el cuerpo técnico y todos y cada uno de los jugadores que lucen el escudo cada vez que salen al césped. 

A la Dirección Deportiva, Dirección de la escuela y Academia, a la dirección técnica y a la plantilla: desde aquí les pido que NO sean CONFORMISTAS y que aunque el objetivo inicial este cumplido, peleemos por la ilusión de cada jornada sumar 3 puntos y poder jugar unos bonitos, pese a ser siempre difíciles, play-offs de ascenso. Y que si hasta ahora se ha podido mantener un nivel competitivo alto, se puede hacer hasta el final.  

Este equipo tiene LICENCIA PARA SOÑAR

 

 

·Dato: 

El último ascenso data de la temporada 1970/71, cuando el equipo aún se llamaba Club Deportivo Mestalla. Ahora, 46 años después, cada uno de estos jugadores y técnicos tienen la posibilidad de jugar los play-off  de ascenso y pelear, por qué no, un hipotético ascenso a la Liga 1|2|3.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí