David Villa en la temporada 2005/06 (Foto: Reuters).
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar

Los duelos entre el Valencia y el Barcelona han dejado recuerdos memorables para las aficiones de ambos clubes. Para los blanquinegros, resultarán inolvidables aquellas goleadas con el Piojo López a los mandos de la delantera, la victoria en semifinales de Champions en la 99/00 o la eliminatoria de Copa en la 07/08. Pero en la última década, el dominio aplastante de Barcelona y Madrid ha coincidido con la época de mayor inestabilidad en la historia del Valencia, que no ha sido capaz de toserle a los dos grandes.

La última vez que Valencia y Barça se jugaron la Liga fue en la temporada 2005/06. Lo cierto es que no tuvo lugar una lucha encarnizada por el título, pues el equipo entonces dirigido por Frank Rijkaard contaba en su plantilla con nombres como Eto’o, Ronaldinho, Deco, Giuly, Puyol, Xavi, y un chaval prometedor de la cantera llamado Lionel Messi. La Liga terminó con el Barça campeón y un margen de trece puntos sobre el Valencia, que clasificó tercero. Los blaugrana también se hicieron con su segunda Champions, al vencer al Arsenal por 2-1 en la final de París.

Imagen de Albelda e Iniesta en el Valencia-Barça disputado en Mestalla (Foto: Ciberche).

Pero el Valencia cuajó una temporada magnífica, y en la antesala de un partido en el que los de Mestalla pelean por la Liga con el Barça, no está de más recordar algunos aspectos de aquella campaña. Solo dos temporadas antes, Rafa Benítez había llevado a los ché a ganar su sexta liga, dos años después de la quinta; en 2005, tras una temporada en la que el Valencia de Ranieri decepcionó, llegó al banquillo de la entidad el entrenador al que Kondogbia y Mina derrotaron la semana pasada, Quique Sánchez Flores. Se trataba de un viejo conocido de la afición, pues había disputado 312 partidos en diez años con el Valencia.

Con Sánchez Flores, la directiva (que planeaba la construcción de un misterioso estadio) reforzó la plantilla con futbolistas como Edú, Kluivert, Regueiro, Miguel Brito, Raúl Albiol (que regresó de su cesión en el Getafe) o David Villa, que se convertiría en el mejor delantero del Valencia en este siglo. Además, se mantuvo un bloque que había dado muchas alegrías a la afición, con jugadores como Ayala, Baraja, Aimar, Albelda, Vicente, Rufete, Angulo o Curro Torres.

David Villa asegura un buen empate en el Camp Nou (2-2)

El primer encuentro de la temporada entre Valencia y Barcelona se produjo en la jornada 4. El Valencia había empezado con una victoria y dos empates (igual que en la presente campaña), y visitaba a un Barça que en tres partidos ya había ganado, empatado y perdido. Los blanquinegros realizaron una primera parte sólida, pero justo antes del descanso, un desajuste en defensa permitió la contra de Giuly, que acabó presentándose en el área y batiendo a Cañizares con un fuerte disparo cruzado.

En la segunda parte, el Valencia dio muestras de su potencial ante equipos grandes, y en solo dos minutos David Villa remontó el partido, con su tercer y cuarto gol oficial con el Valencia. La victoria parecía encarrilada, pero un error de Cañizares al blocar un centro permitió a Deco igualar la contienda. El equipo de Quique Sánchez Flores acabaría la jornada en sexta posición y con seis puntos; el Barcelona, undécimo con cinco.

El Valencia se acerca al liderato gracias a un error de Valdés (1-0)

En la segunda vuelta, el Valencia recibió al Barça, el líder, en segunda posición y tras once partidos consecutivos sin conocer la derrota. Mestalla rugió como en las grandes noches, y tras una primera parte muy igualada y con múltiples ocasiones para ambos equipos, Víctor Valdés erró en el pase a su defensor, fallo que aprovechó Villa para definir con una vaselina y marcar el gol de la victoria.

Tras el choque, terminada la jornada 23, el Valencia se situaba segundo a seis puntos del liderato, con un equipo en racha y, sobre todo, un delantero que pelearía hasta el final de Liga por el ‘pichichi’.

En la recta final de la competición, los blanquinegros, pese a mantener un nivel suficiente para asegurar con facilidad el pase a Champions, no consiguieron recortar la diferencia de puntos con el Barça. En la jornada 34 surgió la última esperanza, cuando el Barça perdió 3-2 en el Sánchez Pizjuán y el Valencia aprovechó para ponerse a ocho puntos con una victoria por 0-3 en el viejo San Mamés ante el Athletic, un encuentro en el que Villa logró un hat-trick en apenas cinco minutos.

Dos jornadas después, la derrota del Valencia en Mallorca por 2-1 permitió a los de Rijkaard cantar el alirón. El equipo del Turia acabó desinflándose en las últimas fechas y un empate en Mestalla ante el Atlético y una derrota en El Sadar contra Osasuna le apartaron el subcampeonato en beneficio del Real Madrid.

En la temporada 2005/06 la inestabilidad en defensa alejó al Valencia de repetir la gesta lograda en campañas anteriores. Este año, Marcelino parece haber encontrado el perfecto equilibrio de solidez en el bloque y electricidad en ataque. ¿Será el Valencia capaz de ganar al Barcelona y de mantener el pulso en la lucha por la Liga?

 

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí