El empate del Valencia en Vallecas tiene un análisis bastante concreto de realizar, se podría dividir en tres claves que no son otras que el reflejo de lo que le ocurre al conjunto de Nuno Espirito Santo desde que comenzara la temporada a finales del mes de agosto: Pólvora de sus delanteros, picardía y un líder.

Vallecas es siempre es un campo difícil, el partido ante el Rayo Vallecano, que  ya tiene la permanencia en el bolsillo se antojaba vital para seguir con el colchón de puntos respecto al Sevilla que solventó en 15 minutos su papeleta del pasado miércoles en el farragoso campo de Ipúrua. 

El encuentro de Vallecas es en cierto modo, exactamente el mismo que el de Barcelona en el Camp Nou hace un par de semanas. El Valencia sale al campo con buena actitud y una presión alta para intentar neutralizar la salida de balón del Rayo Vallecano, así robar el balón en tres cuartos de campo y con dos pases llegar al área rival e intentar matar el partido en la primera mitad, una táctica que utiliza -y de excepcional manera-  Siemone en el Atlético de Madrid.

La pólvora es la asignatura pendiente de las tres avispas que tiene el Valencia en ataque, Rodrigo y Negredo contribuyen al equipo y están dando buen rendimiento pero no terminan de cumplir el objetivo por el cual el club les fichó, hacer goles, al delantero vallecano se le vio ayer desesperado en muchas fases del encuentro al ver que no terminan de salirle las cosas de cara a puerta, Negredo (6 goles) venia de cuajar dos jornadas seguidas marcando en Mestalla, asignatura que no ha sabido prolongar lejos de Valencia, falta ver la versión del nueve de antes de la lesión en el Manchester City y que todavía sigue buscando. Rodrigo (4 goles) por su parte lleva meses con una gran mejoría en su juego respecto a septiembre, tampoco está contribuyendo con goles pese a disfrutar de ocasiones para materializar. No está en el mismo saco Paco Alcácer (11 goles) que tras superar la mala racha de mediados de año parece que ha recuperado el olfato pero ayer tampoco consiguió perforar las redes franjirojas, 

Al Valencia le falta un líder que tire del carro en los momentos difíciles de los partidos, el equipo se vino abajo cuando vio que el único jugador que nunca falla se come un disparo desde media distancia y por todo el centro de la portería, a Diego Alves el sol de frente le jugó una mala pasada y fue casi la condena para no conseguir los tres puntos en el barrio madrileño de Vallecas. La presión fue decayendo y el cansancio fue haciendo mella pero el equipo continuó jugando bien hasta que se consigue entrar en el partido por un fallo del arbitro Vicandi Garrido que expulsa a Morcillo por una entrada a André Gomes en un pase que venía precedido de fuera de juego de Álvaro Negredo, gol de falta que no debió subir al marcador, tras esto el Valencia embotella al Rayo en su área pero no consigue rematar la faena.

El equipo es muy joven -la plantilla mas novicia de la Liga- y  en muchas ocasiones se le nota la falta de picardía que da el fútbol con el paso del tiempo, ayer un fallo infantil de Rodrigo Moreno permite  igualar las fuerzas en numero de jugadores sobre el césped, un delantero de la talla de Rodrigo no puede dejarse llevar por los impulsos y el denominado “otro fútbol” del veterano Toño, -que le saca unas cuantas primaveras al Hispano-brasileño- que en vez de reclamar un penalti suelta la pierna, jugada que el arbitro ve y que acaba con el ’17’ en la ducha cuando mejor estaba el partido para poder sumar los tres puntos, a Rodrigo no es la primera vez que le pasa esto, casualmente en la eliminatoria de Copa del Rey frente al Rayo en Mestalla soltó la pierna tas una falta recibida en una jugada que tuvo las mismas consecuencias que esta.

El equipo echó de menos a alguien con la experiencia de Javi Fuego, el centrocampista ex del conjunto de Jémez es una pieza clave para Nuno y para sus compañeros, el trabajo silencioso de Fuego da la misma seguridad al resto de futbolistas que las paradas de Diego Alves. Enzo Pérez no esta demostrando porque Peter Lim puso sus ojos en él y en un centro del campo formado por André y Parejo de constructores, Javi Fuego se antoja fundamental para llevar el rendimiento de sus dos escoltas al 120%.

 

Foto: El Mundo 

Compartir
Artículo anteriorHoy hace un año que despertamos
Artículo siguienteKangin Lee, puro talento
Estudio Periodismo en UCH-CEU. Colaboro en distintos medios como VAVEL.com y el blog @GranMurcielago (www.murcielagofutbolero.blogspot.com). Me apasiona la radio, dirijo el programa Punto de penalti los martes de 13:00H a 13:30H en RadioCEU.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí