30-04-2017, VCF Mestalla v Badalona. Mestalla, Valencia
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
El domingo acabó la temporada que nos hizo soñar de nuevo en blanquinegro, que nos devolvió la ilusión y que despertó del todo al gigante. Son muchos años detrás de este equipo, al que hemos visto en Tercera División o luchando por la permanencia, salvándose de falta directa en el último minuto hace unas temporadas. Muchos años viendo a grandes futbolistas que hoy son estrellas, que en su momento defendieron con tesón la camiseta del Mestalla, aunque luchando por otros objetivos. Los encuentros del Valencia Mestalla me vieron nacer como proyecto de periodista, me marcaron el camino. Esta campaña arrancábamos en Destino Mestalla un ilusionante proyecto de la mano de los chicos de Curro, contando su día a día, creyendo en ellos. Cada semana hablando de sueños grandes, de utópicos objetivos. Empezamos hablando de la posibilidad de jugar el premio del Play-off como meta, siempre tuvimos claro que lo íbamos a conseguir, los chicos nos lo demostraban cada fin de semana, el juego era buenísimo y la capacidad para encajar golpes y reponerse, titánica.
Foto: Plazadeportiva
Llegó la promoción, teníamos la incertidumbre, desconocimiento y la ilusión propia del ambicioso recién llegado que solo tiene sueños en su cabeza. El primer rival, el ‘coco’, no nos daba miedo, afrontamos con humildad y ganas el choque ¿a ver dónde llegamos? Nos preguntábamos. Pronto nos dimos cuenta de que el techo era mucho más alto de lo que nos pensábamos, el recital de fútbol fue tan asombroso, que el staff de Marcelino se quedó prendado y el número de aficionados crecía vertiginosamente. Luego tocó el Murcia, en su veteranía podía estar nuestro fin, pero no opinaban igual estos jugadores ni esta afición, que llenaron toda la grada visitante de la Condomina. Allí viví uno de los mejores días de mi vida, no podía contener las lágrimas, estábamos a un paso de la gloria, el recuerdo de las duras temporadas me hacía consciente de lo que nos estaban haciendo vivir.
Ya solo quedaba un escollo, Albacete, un campeón, un equipo hecho para subir. En el terreno de juego se demostró enseguida que eran de otra pasta, pero también quedó patente, que el Mestalla jugaba mejor al fútbol y que tan solo la mala fortuna y dos pésimos arbitrajes iban a poder derrotar a un equipo de leyenda para los amantes de la cantera. Siempre hablamos de que si el Mestalla hacía su fútbol, ganaría, y de hecho teníamos razón. El domingo no caímos, nos hicieron caer, no sé si por pánico escénico o simple mala praxis de un árbitro que no debería volver a arbitrar en el fútbol profesional, pero que por el contrario ha sido premiado con el ascenso de categoría.
Al margen de esto, el fútbol es así, de duro y de bonito, un deporte en el que un grupo de “chiquillos” comandados por un gran general han devuelto la ilusión a toda una afición, que vivía desencantada y con ganas de volver a sentirse identificada con sus jugadores. La noche de ayer acabó siendo un mar de lágrimas, las caras de los jugadores lo decían todo, querían este ascenso más que nada. Pero que sepan que lo que nos han hecho sentir vale más que cualquier logro, y que desde aquí solo podemos decir gracias. Gracias por hacer florecer de nuevo el orgullo de una ciudad, de un club, de una hinchada. Gracias por demostrar que en la gente de abajo está la clave del resurgir de este club, que el trabajo en la cantera no será en vano y que la humildad, el trabajo y el compromiso son las bases para construir un nuevo Valencia. Sois el ejemplo.
Por que estuvimos, estamos y estaremos. Amunt Mestalla.
Compartir
Artículo anteriorCadete A: temporadón y mucho futuro en el Valencia
Artículo siguienteIlusión tras el fracaso
Estudiante de periodismo en el CEU Cardenal Herrera. Dirigiendo bajozerofutbol.com, escribiendo en un blog de superdeporte y colaborando en Destino Mestalla. Soñando en grande.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí