Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar

       Este Valencia CF de Marcelino García Toral ilusiona y convence a partes iguales. Épica victoria en Anoeta por 2-3, lo cual le permite mantenerse invicto con 3 empates y 3 victorias en 6 jornadas y dormir en unos puestos de UCL que tanto tiempo llevaban sin hacer acto de presencia por la capital del Túria. Sin duda, la nota más positiva de la noche fue esa sensación de bloque sólido y contundente que, a pesar de no cuajar un brillante partido en términos de control y fluidez del juego, logró traerse los 3 puntos de una plaza tan complicada como San Sebastián sacando a relucir una efectividad y plasticidad ofensiva que tanto habían sido demandadas por la parroquia valencianista.

Sin embargo, si hacemos ese ejercicio tan cotizado por los analistas como es el marcaje a las actuaciones individuales de los protagonistas y el dictaminar cómo han influido en el desarrollo final de los engranajes futbolísticos de sus respectivos equipos, el nombre propio en el conjunto valencianista Gonçalo Manuel Ganchinho Guedes. Los minutos disputados ante Atlético de Madrid, Levante UD y Málaga, respectivamente, ya habían dejado entrever la excelsa calidad que poseía el luso en sus botas, aunque han sido los 90 minutos disputados en Anoeta los que han servido para constatar, mediante un ´crescendo´súbito, que el Valencia CF cuenta en sus filas con un primera espada de esos que ganan partidos y hacen afición a partes iguales. Con un aspecto cuanto menos desgarbado y un dorsal a su espalda que arrastra tardes gloriosas de fútbol en Mestalla, el portugués decidió eregirse como la principal referencia ofensiva de un bloque que sustentó su aportación ofensiva en un juego altamente eléctrico y combinativo.

Transcurría casi la media hora de juego cuando Gonçalo aceleró para llegar el primero a un balón dividido, encarando y driblando a Rulli con una velocidad endiablada para, finalmente, en un extraño intento de disparo o centro (habría que preguntarle a él) servir en bandeja el balón a Rodrigo Moreno para que colocase el 0-1 en el marcador. Desequilibrio y potencia al servicio del colectivo, pero sus aportaciones decisivas no se iban a reducir a una simple asistencia de gol. Siguió intentándolo Guedes con más o menos fortuna, trazando diagonales y combinando constantemente con sus compañeros, ofreciendo ese factor diferencial que tanto cotiza en el mercado y tan complejo es de conseguir.

Marchaba el partido hacia su conclusión, con un 2-2 en el marcador y ambos equipos con un jugador menos cuando Gabriel Paulista vio un nuevo desmarque del internacional sub-21 portugués. Con un pase de esos que deberían mostrarse en todas las escuelas de fútbol le sirvió el balón para que este se plantase en el área sirviendo, mediante un toque de exterior que bien merece el pago de una entrada solamente por presenciar tal nivel de exquisitez, el 2-3 a un Simone Zaza que fusiló a Rulli sin oposición. Fue un auténtico partidazo el que se vivió en Anoeta, con un fútbol vibrante por parte de los dos equipos y del que salieron victoriosos los blanquinegros, en buena parte gracias a un habilidoso portugués que promete grandes momentos de fútbol a la siempre expectante afición valencianista.

Vuelve a sonreir el bueno de Gonçalo Guedes, que parece haber encontrado su lugar en un Valencia CF que empieza a alzar el vuelo tras dos años sin un comandante ni una tripulación a la altura de las circunstancias. Y, aunque llegarán turbulencias y dificultades ´climatológicas´ a lo largo del trayecto, Marcelino parece tenerlo todo bajo control para efectuar un correcto aterrizaje en ese ansiado destino llamado Europa que nunca se debió abandonar.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí