Gianni De Biasi, dirigiendo un entrenamiento durante la temporada 2007/08 / Imagen: Levante UD
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar

Hoy vuelve al Ciutat Gianni De Biasi. El actual técnico del Alavés no pudo hacer nada por salvar a un Levante envuelto en una gran crisis deportiva y administrativa, pero es recordado con cariño por la afición por haber luchado con valentía contra esa situación. Evitó que la catástrofe fuera mayor y su carácter conquistó al levantinismo.

De Biasi llegó al Levante en octubre de 2007. El equipo solo había sumado un punto en las siete primeras jornadas de Liga y se encontraba hundido en las profundidades de la clasificación. Era una situación deportiva similar a la que atraviesa actualmente el Alavés, pero a ella se sumaban los problemas económicos que mantenían a los jugadores sin cobrar. Poco o nada se podía hacer por salvar lo inevitable: el descenso a Segunda.

El técnico llegaba a Valencia avalado por sus buenas actuaciones en Italia: se dio a conocer ascendiendo al Modena en dos años consecutivos desde la Serie C1, tercera categoría transalpina, hasta la Serie A, donde también logró la permanencia. Después subió a Primera con el Torino y lo mantuvo. Ese año el Levante había apostado fuerte por el fútbol italiano y contaba en su plantilla con Marco Storari, Bruno Cirillo, Damiano Tommasi y Christian Riganò.

Después de tres derrotas, Gianni De Biasi logró su primer triunfo con un sobresaliente 3-0 al Almería de Unai Emery con el famoso ‘hat-trick’ de Riganò. Dos jornadas después los granotas se impusieron por 4-3 al Real Betis, mientras que cerraron una pobre primera vuelta de 8 puntos empatando a cero en Mestalla.

En la segunda mitad del campeonato, sin embargo, el Levante maquilló un poco la temporada obteniendo resultados algo menos humillantes. Muchos futbolistas salieron del club en el mercado de enero a cambio de perdonar las deudas y la situación de suspensión de pagos impedía fichar a los granotas, por lo que De Biasi apostó por hacer debutar a canteranos como Saúl, Manolo Reina, Armando o Vicente Iborra. Hasta doce futbolistas del filial llegaron a ser convocados, lo que también provocó la inestabilidad y el descenso del entonces llamado Levante B.

Después de ganar 0-1 al Betis y a falta de seis jornadas, De Biasi recibió una oferta para volver al Torino. Sin opciones de salvar al Levante, el club granota le dejó salir y la afición le despidió como un ídolo pese a no haber conseguido acercar al club a la permanencia. En el club italiano sí consiguió la salvación, objetivo que también consiguió más adelante con el Udinese.

En 2011, el italiano decidió emprender una segunda aventura fuera de su país, como seleccionador de Albania. Durante sus seis años en el cargo, Gianni De Biasi convirtió a una de las cenicientas del fútbol europeo en un equipo capaz de clasificarse para la Eurocopa de 2016. En el máximo torneo de selecciones a nivel continental, el equipo balcánico vendió caras sus derrotas ante Suiza y Francia y logró una histórica victoria ante Rumanía, que fue insuficiente para pasar a dieciseisavos al acumular una diferencia de goles negativa.

El verano pasado, De Biasi se despidió emocionado de la selección albanesa para volver al fútbol de clubes. Tras recibir la llamada del Alavés, el técnico intentará lograr lo que le fue imposible en el Levante: salvar a un colista. Pese a no haberlo conseguido en Orriols, muchos granotas le desearán suerte en el Glorioso… a partir de la próxima semana.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí