El Valencia y el Athletic de Bilbao completan un gris partido donde el empate asienta la recuperación de los vascos y sabe a derrota para los blanquinegros. Tras una primera parte abierta, y con ocasiones para los dos conjuntos, el segundo tiempo fue soporífero. Alcácer, Rodrigo y Negredo disputaron más de veinte minutos juntos. La acumulación de hombres en el centro del campo ideada por Valverde da sus frutos. El césped de Mestalla, en pésimas condiciones.

El Valencia recibía al Athletic de Bilbao con la responsabilidad de la victoria para seguir la estela de Real Madrid y Barcelona y distanciar al Sevilla. Para ello Nuno se encomendó al mismo once titular que sacó en El Madrigal, donde André y Fuego formaban el doble pivote y Piatti y Feghouli se encargarían de las carreras por sus respectivas bandas. El Athletic de Bilbao, después de dos victorias y el partido de Champions de entre semana, acudía a Mestalla sabiendo que ningún equipo había sacado todavía un punto siquiera del feudo ché.

Con esto en mente, el Athletic salió apretando en los primeros minutos. Tocaban la pelota y encerraban al Valencia en su campo, que no hilaba una sola jugada y era presa de las imprecisiones en los pases. Fue a partir del minuto 16, con un disparo cercano al palo de Rodrigo, cuando el Valencia se sacudió de encima a los vascos y empezó a carburar. Tras la primera ocasión del delantero se sucedieron un cabezazo de Alcácer y un lanzamiento desde fuera del área de André Gomes que comenzaban a inquietar a Gorka Iraizoz. La primera parte moriría sin mucha más historia salvo dos sucesos concretos: el cambio en el minuto 37 de Guillermo por Beñat, que supondría la super población del centro del campo del Athletic -a la postre vital- y el susto de Diego Alves cuando, siempre expeditivo, forzó en una salida y a punto tuvo que ser retirado del terreno de juego por dolores musculares abdominales.

Si la primera parte había gozado de ocasiones la segunda fue lo opuesto. La disposición del ‘txingurri’ Valverde, ex-entrenador del Valencia, ahogó a los ché que disponían de André y Javi Fuego frente a Beñat, Iturraspe, Mikel Rico y Unai López. Los minutos se sucedían y los primeros bostezos llegaban a la grada de Mestalla hasta que en el minuto 68 Piatti salió dando entrada a Álvaro Negredo. Por primera vez esta temporada, Nuno se atrevía a juntar a sus 3 arietes, pero pronto descubrió  que la táctica no iba a funcionar en esta ocasión, pues los centrocampistas del Athletic seguían privando de creación al Valencia, impidiendo la llegada de balones a los delanteros. Gayá con un centro-chut que se fue envenenando estuvo a punto de sorprender a un Iraizoz adelantado, que detuvo sin problemas, cuando acababa el partido, pero el Athletic aún dispuso de una ocasión clarísima -la más clara del encuentro, de hecho- cuando Etxeita estrelló el esférico en el rostro de Alves. Tras este susto, los pocos minutos que quedaban transcurrieron sin pena ni gloria, haciendo que ambos equipos se conformaran con un punto que de poco les sirve.

cronica
EFE

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí