Vietto en su debut ante el Girona | Foto: La Liga
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar

Hace pocos días creía que la incorporación de Vietto era un importante despropósito de la directiva valencianista. En las últimas horas había empezado a entender las razones por las que la MM le trajo a Mestalla y abría una pequeña puerta a la esperanza. Desde anoche ya puedo reconocer que no fue un error contratarle, aunque el grado del éxito está por ver.

En su segundo partido en el Valencia, empezando de titular, Vietto tuvo la noche que llevaba un par de temporadas soñando. Después de salir del Villarreal, donde encandiló al planeta fútbol a las órdenes de Marcelino, el argentino se atascó un año y medio en el Atlético y otro año en el Sevilla.

Le vi en el Wanda Metropolitano en un Atlético-Elche de Copa y no podía transmitir más desconfianza e impotencia. Falló una decena de ocasiones clarísimas y su pozo no veía fin.

Marcelino y el Valencia le echaron una cuerda, tal vez la última que le podía llegar desde la aristocracia española, y Luciano ha decidido agarrarla y subir por ella hacia la luz.

Aún es pronto para saber si el menudo delantero volverá al nivel que ofreció en El Madrigal. Al fin y al cabo un hat-trick al colista de la Liga está muy bien, pero no cura dos años de sinsabores. Muchos ya se están abalanzando en Twitter para reírse de los colchoneros pero cabe ser precavidos: el chico acaba de llegar.

Con trabajo y esfuerzo, otra vez con Marcelino y con la grada ya en el bolsillo Vietto lo tiene todo para volver a empezar. Está en su mano.

#exprimelavida

@guillem_hidalgo

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí