Héctor Barberá disputó ayer su primer test de pretemporada en Moto2 / Foto: Pons HP 40
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar

Tras un año muy difícil en MotoGP, Héctor Barberá ha decidido dar un paso atrás y bajar a la categoría de Moto2. Ayer empezó en el Circuito de Jerez la pretemporada de la categoría intermedia, en la que el de Dos Aguas será uno de los favoritos para pelear por el Mundial.

El 2017 ya ha acabado. Ayer Héctor Barberá se subió por primera vez a su Kalex de Moto2, con el objetivo de olvidar lo antes posible este año aciago y volver a ganar. Para ello, tanto él como Baldasarri contarán con el apoyo uno de los equipos más potentes de la categoría como es el Pons HP 40, campeón con Pol Espargaró en 2013. El valenciano ya militó en la escuadra de Sito Pons en 2009, cuando fue subcampeón del mundo en 250cc y dio el salto a MotoGP.

Este reto no será nada fácil para Barberá, que viene de ocho años en la categoría reina y deberá adaptarse a una moto muy distinta a la que está acostumbrado a pilotar. Ayer dio 83 vueltas al trazado de Jerez y marcó el decimoquinto mejor registro, en una sesión que valoró positivamente en sus declaraciones para la web del Pons HP 40: “Siendo el primer día con la nueva moto tenemos mucho margen de mejora y en líneas generales estoy contento“.

Moto2 es una categoría de máxima igualdad que ha quedado sin un favorito muy claro para 2018, ya que Morbidelli y Luthi han subido a MotoGP. Al campeón y el subcampeón les han acompañado además otros dos pilotos importantes de la categoría como Nakagami y Siméon. Aunque el motor Honda es el mismo para todos, para el año que viene se prevé una guerra de chasis: KTM viene pisando fuerte y puede poner en jaque el monopolio de Kalex.

Oliveira y Binder, los dos pilotos del Red Bull KTM Ajo, estarán entre los candidatos al título tras dominar las tres últimas carreras de 2017. También se espera un paso adelante de Álex Márquez y hay expectativas con el debut de su compañero Joan Mir, mientras que otros pilotos como Pecco Bagnaia o los españoles Vierge y Navarro tampoco podrán ser perdidos de vista. Sam Lowes, que también baja tras ocho abandonos y solo cinco puntos con la Aprilia, tendrá el mismo objetivo que Barberá en su regreso a Moto2.

Hay un precedente en la categoría de Moto2 en el que Lowes y Barberá deberán fijarse bien para confiar en sus posibilidades: 2010. Ese año, el primero de la cilindrada, Toni Elías bajó desde MotoGP y se alzó con el título en un Mundial donde no tuvo rival. Sin embargo, el catalán intentó repetir la gesta en 2012 y cuajó un año pésimo.

Hector Barberá da por cerrada, por tanto, una etapa en MotoGP que inició en 2010 con la Ducati de Jorge Martínez Aspar. Tras correr en 2012 con el equipo Pramac, el de Dos Aguas cambió la moto italiana por una FTR que no le dio más que desgracias durante un año y medio. En 2015, de nuevo con Ducati, se proclamó campeón de la categoría Open y en 2016 fue décimo en el mundial acariciando el podio en varias ocasiones pese a pilotar una moto de 2014. En Australia y Malasia, el equipo oficial premió su temporada con la oportunidad de sustituir a Iannone en la Desmosedici GP16, con la que sumó dos caídas. Sobre esa misma montura este año ha sido vigésimosegundo, por detrás de todos los pilotos que han disputado la temporada completa salvo Lowes.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí