La Liga llega a su fin. El Juvenil A del Valencia recibía en casa al Real Murcia en la última jornada del campeonato, apurando sus opciones de meterse en Copa del Rey. Para ello, los de Mista debían ganar y que el CD Roda no lo hiciera en casa ante el Levante.

El Valencia salió con la necesidad de los tres puntos y partió con las líneas avanzadas. De esta forma el equipo cogió confianza y pudo adelantarse por mediación de Guillem Molina o con un remate de cabeza de Martín Lapeña. Esas primeras ocasiones sirvieron como declaración de intenciones.

El Juvenil A ché tenía el dominio en los primeros minutos de encuentro, pero el banquillo pedía más control del esférico para templar el nerviosísimo. A los trece minutos de juego, los locales se llevaron el gato al agua. Jordi Escobar reventó la red tras la dejada de Antonio García, que recogió el esférico tras un posible penalti al ariete catalán de origen valenciano (1-0).

Con ese marcador, los de Mista necesitaban un pinchazo del Roda que no se estaba dando. El Real Murcia tuvo tras el gol en contra un momento de lucidez, que aprovechó para darle la vuelta al marcador. Domi sorprendió a Emilio Bernad con un golpeo desde la medular (1-1, minuto 17) y Melgar remataba un saque de falta para ponerse por delante (1-2, minuto 21).

A los valencianistas les entró cierta tensión, pero continuaron generando juego para provocar zozobra en área contraria. Vicente Esquerdo tuvo dos opciones de igualada antes del descanso. Sus opciones se marcharon levemente desviadas.

En ese momento, llegaban noticias desde Villarreal. El CD Roda caía 0-2 frente el Levante, mientras que el Villarreal se imponía a los murcianos del Ranero por 0-2. Esos marcadores daban la segunda plaza y el puesto de Copa del Rey al primer conjunto groguet.

Después del tiempo de asueto en el túnel de vestuarios, el equipo de la Academia salió con la motivación necesaria para darle la vuelta al marcador. Más todavía sabiendo que un triunfo le daría, más que probablemente, la clasificación para el torneo copero.

Las ocasiones se sucedían a favor del Valencia y el campo parecía volcado sobre la meta murciana. Antonio García o Esquerdo de nuevo estuvieron cerca de lograr las tablas y Xavi Estacio lo intentaba con centros laterales. Al Juvenil A ché le hacían falta dos goles al tiempo que el Roda ya caía 0-3 ante los granotas.

Picachu, meta pimentonero, intervino de forma brillante para atajar un disparo potentísimo de Fran Cortijo abajo. El gol del empate acabó llegando. Jordi Escobar tomó ventaja de un fallo defensivo para establecer el segundo en su cuenta particular (2-2, minuto 62′). Letal en esa acción el delantero. Más tarde, con el Juvenil A metido arriba, el tan ansiado tanto subía al marcador.

Fran Cortijo fue el protagonista de un centro medido para que Pablo Jiménez metiera el 3-2 que daba al equipo el pase a la Copa del Rey. Éxtasis máximo en el Estadio Antonio Puchades.

Todo lo demás a partir de entonces sirvió para cerrar el partido y lograr el objetivo del cuadro valencianista. Ferran Jutglà pudo sentenciar con un disparo desde la frontal y el Juvenil A blanquinegro trató de neutralizar los contragolpes.

Todo esto bajo la atenta mirada de Mateu Alemany, Pablo Longoria, Marcelino García Toral, Ruben Uría o Luis Vicente Mateo.

El árbitro se llevó el silbato a la boca para pitar el final tras tres minutos de prolongación. El banquillo ché preguntó por el resultado del encuentro del CD Roda. Estaban en Copa del Rey. Ahora esperan los mejores equipos de España. 

La magia del transistor llevada al fútbol base. Desde el epicentro de los sueños valencianistas.

Iván Herraiz (@ivaanherraiz)

Compartir
Artículo anteriorCrónica de una superación anunciada
Artículo siguienteGALERÍA: Juvenil A VCF 3-2 Real Murcia
Director de Destino Mestalla en RadioEsport (91.4 FM). Escribo en La Taronja Deportiva. Antes Burjassot Radio, OndaUno y RadioGED. Creador de El Murciélago (@ivaanherraiz )

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí