El Cadete A del Valencia está cada vez más cerca de hacerse con la copa que le acredita como campeón de Liga. En la matinal del sábado se medía al Alboraya en la Ciudad Deportiva de Paterna, con el deseo de lograr los tres puntos para tocar con los dedos ese alirón en Liga Autonómica. Por su parte, los chuferos, tenían la necesidad de rascar puntos de Paterna en su lucha por salvarse de la quema del descenso.

Emerson Esteve salió Dani Montes e Iván Muñoz en los laterales, acompañando a Joseda Menarques y Brais Val en la retaguardia. Por delante, para la contención en la zona ancha, Pedro Viguer y Joan Loor. Las bandas fueron para Alejandro Alfaro y Ferhat Cogalan, mientras que Christian Escrivà y Pedro Alemañ completaron el 4-4-2 del que está haciéndose servir el técnico de la Academia. Bajo los palos, Vicent Gil. 

Desde el comienzo, fue el Cadete A del Valencia el que llevó el peso del partido. No obstante, la primera ocasión de peligro corrió a cuenta del Alboraya. Diego Alonso buscó la portería pero su lanzamiento no pudo superar al cancerbero Vicent Gil. Con el paso de los minutos, el Valencia fue más dueño del esférico y de las oportunidades de gol. Pedro Viguer estuvo insistente en el centro tratando de filtrar el balón por dentro a los arietes, cuajando unos magníficos primeros compases. El entramado defensivo de los rojillos, muy bien trabajados e intensos, maniató cualquier intentó de ataque ché por el carril central, por lo que el primer tanto del encuentro tendría llegar desde el costado.

Iván Muñoz cogió la moto en el pico del área para apurar línea de fondo y superar al cancerbero del Alboraya, Aimar Costa, al palo largo. Era el 1-0 para el Valencia y el tercer gol del lateral zurdo en su cuenta particular de la campaña (minuto 18 de partido). Pese a los acercamientos, el partido se marcharía con este marcador al descanso.

En el segundo acto los visitantes salieron muy enchufados. La derrota del Hércules frente al Levante les permitía salir del descenso en caso de lograr puntuar en el campo 4 de las instalaciones valencianistas. De un esférico colgado desde la diestra llegó el empate. No se entendieron el meta y la zaga ché, cuestión que aprovechó Jaime González para rematar un balón muerto en el área grande (1-1, 47´).

Poco tiempo después del empate, el Cadete A del Valencia disfrutó de la mejor noticia de la mañana. En el minuto 13 del segundo tiempo, Emerson Esteve decidió dar entrada a Óscar Doménech en lugar de Joan Loor. El mediocentro volvía a disputar un partido oficial 419 días después del último. Fue contra el Kelme en marzo de la temporada pasada y a los pocos días sufrió una lesión de ligamento cruzado y menisco que le ha mantenido fuera de los terrenos de juego durante todo este tiempo. El canterano dejó muy buenas sensaciones en su vuelta. 

Con el propio Óscar, con Ferhat Cogalan, con Pedro Alemañ, con Christian Escrivà por banda y con la entrada de Ferran Giner en la zona ofensiva y Carles Aliberch en el medio del campo, el Valencia buscaba con insistencia el tanto que les acercara al título. Y acabó llegando. Tras varios balones colgados de forma lateral, a un minuto de cumplirse el tiempo, Ferran Giner hacía efectivo uno y perforaba la red para la alegría y la rabia absoluta en los locales (2-1, minuto 79´).

Con este marcador y con la sufrida victoria del Villarreal ante el Paterna CF, el Cadete A deberá esperar a la próxima jornada para ser campeón de liga. Las cuentas son fáciles. Si el cuadro de la Academia logra los tres puntos, se alzara con el campeonato. Depende de sí mismo. De no ganar, también podría tocar metal si pinchan Cadete Fundación y Villarreal. Tres jornadas por delante. ¡A disfrutar!

Iván Herraiz (@ivaanherraiz) 

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí