Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar
Las mejores ideas para regalar

Cuando el pasado sábado me enteré del resultado del Valencia en el Villamarín -no pude verlo por cosas que no os interesan- respiré aliviado. No me avergüenza reconocerlo aunque me duela ver a nuestro equipo tan abajo.

Foto: EFE

He abrazado la mediocridad. El Valencia es, por títulos, el quinto club más importante de España; por puntos en la Liga, el cuarto. Pero lograr un 0-0 contra el Betis me dejó un buen sabor de boca. A eso me han acostumbrado los dueños del club: a olvidar el sitio nobiliario que nos corresponde porque, al fin y al cabo, con ese punto en Sevilla le metemos distancia a Leganés y Deportivo, nos acerca más a la permanencia.

Esta temporada toca mancharnos nuestros impolutos ropajes y bajar al barro. Olvidémonos de firmar una posición en mitad de tabla. Cada vez que hemos cogido una buena racha esta campaña -que no han sido muchas- nos hemos dado de bruces con la realidad. El equipo está para asegurar la primera división otro año y poco más. La mala planificación deportiva y la ausencia de líderes en el terreno de juego han terminado por mermar las capacidades de unos jugadores que, sobre el papel, tienen nivel para competir en Europa.

Por tanto, sí. Me estoy acostumbrando a ganar un partido de cada cinco. Me estoy acostumbrando a comprobar antes los resultados del Sporting que los del Atleti. Me estoy acostumbrando a que Parejo sea nuestro mejor jugador (bueno, a tanto no, conservo cierto orgullo).

Apretemos el culo y ya nos pondremos exigentes el año que viene. Esta vez toca remar.

#exprimelavida

ESCRIBE UN COMENTARIO

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí